Jueves, 16 Noviembre 2017 12:49

“Nuestra Fe Sigue Viva” Afirma pastor de Sudán aunque la persecución a aumentado ferozmente.

Un pastor sudanés revela que, a pesar de la severa persecución en el país de mayoría islámica, incluyendo la muerte y el encarcelamiento de los líderes de la iglesia, la fe “sigue viva y fuerte”.

“Quiero decir, como ministerio en Sudán, que a pesar de las situaciones en que estamos pasando, que el cristianismo y la Iglesia en Sudán todavía están fuertes“, explica un pastor bautista que se identificó apenas como James.

 Él agregó que “los cristianos simples, las iglesias simples y las personas simples que creen que Dios está involucrado en esta situación, nos alentamos y nos dan esperanza de que el cristianismo no terminará en Sudán. Continuamos adelante y quiero que la gente sepa que el cristianismo en Sudán todavía está vivo “.

Los levantamientos muestran que con el gran número de pastores muertos, presos o forzados a huir del país a lo largo de los años, el número de líderes cayó drásticamente.


“Algunos extranjeros fueron deportados de la capital Jartum y los pastores que vivían en la región sur del país, fueron a vivir en Sudán del Sur. Los que permanecen en Sudán son pocos. Los pastores que enseñan la Biblia hoy son pocos “, añadió James.

James pidió que los cristianos de todo el mundo no se olviden de orar por los creyentes en Sudán, pidiendo a Dios para fortalecerlos y alentarlos. Él también pidió que intercedieran para que sus perseguidores tengan un encuentro con Jesús.

Sudán pasó por una sangrienta guerra civil, de fondo étnico-religioso que duró cerca de 30 años. La mayoría musulmana árabe del norte intentó acabar con los cristianos, que vivían más al sur. Se firmó un acuerdo de paz en 2005 y  Sudán  del Sur se independizó en 2011.

Sudán ocupa el quinto lugar en la Lista Mundial de la Persecución, producida anualmente por la misión Puertas Abiertas.